Murió el “Trinche” Carlovich, embajador del potrero

El ex futbolista Tomás Felipe Carlovich falleció hoy a los 74 años en Rosario mientras era operado en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez a raíz de las lesiones sufridas hace dos días cuando lo asaltaron para robarle su bicicleta.

 

El “Trinche” Carlovich, una gloria futbolera que jugó casi toda su carrera en Central Córdoba de Rosario, estaba internado desde el miércoles último en el nosocomio rosarino por los golpes recibidos y no superó la intervención quirúrgica a la que fue sometido hoy a raíz del edema cerebral que padecía.

Nacido el 19 de abril de 1946 en el barrio Belgrano, en el oeste de la ciudad de Rosario, donde vivió toda su vida, el “Trinche” era el último de los siete hijos de Elvira y Mario, un plomero croata, de quien quizá el “Trinche” haya heredado su pasión por los caños.

Alto, de pelo largo y pocas palabras, era más difícil sacarle un secreto que la pelota. “No sé por qué me dicen Trinche”, se reía a medias cuando hablaba en la puerta de su humilde casa, en el barrio Belgrano, de paredes de ladrillos pelados.

“No sé por qué no seguí jugando en Rosario Central”, respondió hace tiempo en una entrevista cuando Télam lo consultó por qué jugó un solo partido oficial en el club “Canalla” como visitante con Los Andes y luego el entrenador Miguel Ignomiriello, no lo puso más.

El “Trinche” hizo todas las inferiores en Central, donde lo prestaron a Sporting de Bigand, en el interior santafesino, y de donde volvió en 1969 y sólo jugó dos partidos en la primera: un amistoso contra Peñarol, en Montevideo, y el recordado único encuentro oficial contra Los Andes. Pero como el técnico no lo quería, lo prestaron cuatro meses a Flandria.

Quizá una parte de la explicación de por qué el “Trinche” casi no jugó en primera la haya dado luego el ex jugador y técnico de Central, Carlos Timoteo Griguol.

“Es un fenómeno de jugador, pero no le gusta el sacrificio, por eso no triunfó. Jugaba conmigo en Central y prefería irse de caza o de pesca. ¡Qué lástima!. Tenía condiciones técnicas únicas. Al marcarlo, el tipo desaparecía por cualquier lado y con él desaparecía la pelota”, expresó Griguol.

En 1972 se fue a jugar a Central Córdoba, donde debutó con dos goles y desarrolló casi toda su carrera. Salió campeón de la Primera C en el recordado equipo de 1973 y construyó su leyenda de ídolo “charrúa”, junto con próceres de la talla de Gabino Sosa y “Capote” de la Matta.

“El Trinche era un fenómeno con la pelota, pero no sabés cómo pegaba. En una práctica fui a anticiparlo cuando estaba de espaldas y me levantó el codo a la altura de la cara, pero lo sacó antes de pegarme. Entonces me miró y me dijo guarda cuando me venís a marcar así, pibe, porque podés lastimarte”, recordó el ex volante Andrés “Bruja” Radice, que era muy joven cuando Carlovich volvió a jugar en el club del barrio La Tablada.

El “Trinche” jugó en Central Córdoba en cuatro ciclos, entre los cuales se fue a jugar a Independiente Rivadavia de Mendoza, donde se hizo famoso por la anécdota del día en que le pagaron con una flamante cupé Fiat de la época y él se subió al auto y se volvió a Rosario: “No me acuerdo bien qué pasó, pero cuando me dieron el auto, me subí, me vine para Rosario y no fui más”, contó en una de aquellas entrevistas, como un chico grande.

Y en esta línea aparece el extinto dibujante, humorista y escritor rosarino y “Canalla” Roberto Fontanarrosa: “El Trinche anticipó cosas que después se le vieron a Claudio Borghi. Coincido en que fue uno de los mejores jugadores del país”.

“Acá en Rosario se han inventado un montón de cosas acerca de mí. Pero no son verdad… A los rosarinos les gusta contar cuentos. Algún caño de ida y vuelta habré hecho, pero no es para tanto”, declaró el “Trinche” en 2011 al programa “Informe Robinson”, del Canal + español.

“Yo siempre jugué igual, con las mismas ganas. A lo mejor ir a Francia o al Cosmos, posibilidades que tuve en su momento, me habrían cambiado la vida. Para mí, jugar en Central Córdoba fue como jugar en el Real Madrid”, sostuvo en otra ocasión.

La última vez que Diego Maradona estuvo en Rosario, cuando Central le ganó a Gimnasia y Esgrima de La Plata por la última Superliga, el “Trinche” fue al hotel a saludarlo.

“No sé si hablarle porque me va a sacar cagando”, confió Carlovich a sus amigos durante la espera, hasta que Maradona apareció por el lobby y cuando se enteró de quién era lo sorprendió: “¿Cómo andás, Trinche, cómo no te voy a saludar si vos jugabas mejor que yo?”. Y le regaló una camiseta autografiada con esa frase: “Este jugaba mejor que yo”.

 

 

Almafuerte Noticias

ALMAFUERTE NOTICIAS Agencia informativa del Partido de La Matanza. Desde 2016 acercándote lo que está pasando. Contacto: info@almafuertenoticias.com.ar



Acerca de

ALMAFUERTE NOTICIAS Agencia informativa del Partido de La Matanza. Desde 2016 acercándote lo que está pasando.


info@almafuertenoticias.com.ar