Categoría: Deportes

Almafuerte Noticias15 octubre, 2021
FBs9CqeX0AAGQQh.jpg

6min

El seleccionado argentino superó a Perú por 1 a 0 como local, en uno de los encuentros correspondientes a la 12da. fecha de las Eliminatorias Sudamericanas rumbo al Mundial de Qatar 2022.

 

El camino lo abrió Lautaro Martínez (42m. PT), de cabeza, mostrando su capacidad goleadora, que lo tiene como máximo anotador de la era Lionel Scaloni.

Además, en total lleva 17 gritos en 33 juegos, un promedio de uno cada dos partidos (0,51). Esos números llevan a la ilusión porque son similares a los de Hernán Crespo (0,55) en 64; y por encima Sergio Agüero (0,43) en 97 y de Higuaín (0,41) en 75. El único lejano es Gabriel Batistuta (0,73) en 77.

Perú no aprovechó la más claras, en los pies de Yoshimar Yotún (19m. ST) y falló su penal, que pegó en el ángulo izquierdo.

El conjunto argentino suma 25 puntos, a la espera de la resolución del suspendido clásico con Brasil, que la FIFA se lo daría por ganado en las próximas semanas, según confían en la AFA. Con este triunfo estiró a 25 partidos el invicto.

El panorama es otro en Perú, que si bien tiene chances matemáticas, cuenta con 11 unidades y está anteúltimo.

Lejos estuvo de ser una noche a puro brillo por parte de Argentina, que pagó con intereses el exigente calendario y desnudó la falta de piernas de sus mejores futbolistas, como el caso de Lionel Messi -poco desequilibrante en el segundo tiempo- y en la cabeza de su tridente del medio, peleado en general con la pelota.

Perú incomodó más de lo pensado y de lo mostrado en los primero minutos. La historia con los incaicos manda: siempre es un rival incómodo, a pesar de la amplia ventaja en los duelos mano a mano y de mantener su racha negativa en Buenos Aires, donde nunca ganó.

Argentina mostró sus intenciones de entrada: ataques por las bandas, sociedades entre Messi y los del medio y ocupación de los espacios dejados por la visita, que trató mejor la pelota de lo que presionó para recuperarla.

Pocos minutos alcanzaron y el equipo nacional descifró el planteo rival. Es que Perú llenó su campo de gente, al punto que defendió por momentos con todos sus futbolistas, pero los espacios aparecieron en abundancia, a contramano de la eficacia local -erró al menos tres opciones claras frente a Pedro Gallese.

La película se pareció mucho a la de la victoria con Bolivia (3-0) de principio de septiembre. Un equipo enfrente que no siente defenderse pero que se vio obligado por la calidad colectiva y la jerarquía individual de Argentina.

La clave fue la paciencia para mover la pelota, buscar a Ángel Di María y a Nahuel Molina por los costados y evitar la sobrepoblación en la zona media, que solamente se rompió cuando Messi metió sus cambios de marchas habituales.

Sin embargo, Argentina no estuvo preciso con la pelota, una materia en la que desaprobó durante un primer tiempo en el que la posesión rozó el 75 por ciento. Es que Rodrigo De Paul y Leandro Paredes no se ofrecieron como primera salida -algo destacado en los otros partidos- y obligaron a Messi, que tampoco pareció amigarse, a bajar hasta el medio.

En ese contexto, cuando se iba el primer tiempo y en las tribunas había un aliento tibio, apareció una combinación entre De Paul y Molina, que ganó su banda y metió un centro sin parábola y perfecto para la cabeza de Lautaro Martínez, que anticipó a Carlos Zambrano.

Perú modificó su esquema en el complemento, dejó el 4-1-4-1 y pasó a un 4-3-3 en el que se sintió mejor. De hecho, un remate de Pedro Aquino le quitó el frío a Emiliano Martínez, de poco trabajo, a los 10 minutos.

El premio a ese planteo más osado llegó cuando Yotún habilitó a Jefferson Farfán y “Dibu” le hizo un penal claro, aunque lo negó varias veces. Claro, la buena fortuna de Argentina se plasmó en la ejecución posterior, que pegó en el vértice entre ángulo y poste izquierdo para delirio de los hinchas locales.

El agotamiento por un calendario corto, lleno de partidos y con viajes largos, le pasó factura a Messi y compañía, que tuvieron una noche aceptable en términos generales y con un pasaje complicado cuando Perú tuvo el penal.

“Olé, olé, olé, olé, olé, olá….soy argentino, es un sentimiento, no puedo parar”, cerró la noche desde las tribunas, en las que el frío golpeó desde temprano, en un grito de agradecimiento a los campeones de América.

Argentina descansará ahora hasta el 11 de noviembre, cuando visitará a Uruguay en el estadio Campeón del Siglo, de Peñarol, de Montevideo, por la 13ra. fecha, y el siguiente martes 16 será local de Brasil en el Bicentenario de San Juan, por la 14ta. jornada.

 

 

 

 


Almafuerte Noticias14 octubre, 2021
FAidxUIVEAMZmI8-1280x854.jpg

1min

El ministro de Turismo y Deportes, Matías Lammens, indicó que “a fin de año habría estadios completos en el fútbol argentino” y que “en 2022 se realizarían pruebas para el retorno del público visitante”.

 

“Estimamos que a fin de año podría haber aforo completo para los estadios del fútbol argentino”, manifestó esta noche Lammens durante una entrevista realizada en el canal A24.

“Y para el año que viene está previsto realizar pruebas con hinchas visitantes en los estadios”, amplió el ministro.

Respecto de este último tema remarcó que “evidentemente la falta de hinchas visitantes no solucionó el problema de la violencia, porque sigue habiendo enfrentamientos entre barras de un mismo club”.

“Y no es posible que no podamos convivir con los que piensan diferente. Yo voy a la cancha desde que era chico y siempre había hinchas en la tribuna de enfrente, pero no quería agarrarme a piñas con ellos”, puntualizó finalmente el expresidente de San Lorenzo de Almagro.

 

 

 


Almafuerte Noticias11 octubre, 2021
FBYOzZXXMAMGGOM.jpg

2min

El seleccionado argentino venció categóricamente a Uruguay por 3 a 0 en el marco de la quinta fecha pendiente de Eliminatorias Sudamericanas, con goles de Lionel Messi, Rodrigo De Paul y Lautaro Martínez, en un enfervorizado estadio Monumental, y se sigue acercando a paso firme al Mundial de Qatar 2022.

 

El seleccionado argentino, con otro partido sobresaliente de Lionel Messi, venció a Uruguay por 3-0 en el postergado de la 5ta. fecha de Eliminatorias Sudamericanas y ratificó que está para grandes cosas.

Messi, quien marcó su gol 80 con la Argentina, abrió el marcador, mientras que Rodrigo De Paul y Lautaro Martínez completaron la goleada en un Monumental que lució con gran asistencia del público, maravillados con la actuación del crack rosarino y el resto del equipo.

Argentina, que estiró a 24 los partidos como invicto, alcanzó los 22 puntos en las Eliminatorias Sudamericanas y en la próxima fecha, la 12, recibirá a Perú en el estadio de River, una vez más, el jueves 14 de este mes.

El triunfo de Argentina fue valioso por donde se lo mire. Lo hizo ante un rival siempre complicado y revirtió el contexto cuando los dirigidos por Óscar Tabárez dispusieron de chances muy claras.

Uruguay sufrió bajas significativas como Rodrigo Bentancur, Giorgian De Arrascaeta y José María Giménez. Se paró con línea de cinco en el fondo e impidió la llegada libre de Argentina. Pero el equipo de Tabárez no se quedó en eso, porque salió muy rápido de contra y así complicó a la Argentina.

Emiliano Martínez, uno de los más ovacionados por el público, fundamentó su lugar en el equipo con tres grandes tapadas. Dos a Luis Suárez (incluida una tijera que desvió con una mano) y una a Federico Valverde.

 

 


Almafuerte Noticias8 octubre, 2021
FBIyHXJWYAMp1AZ.jpg

6min

El seleccionado argentino no pasó de un empate sin goles en su visita a Paraguay en el estadio Defensores del Chaco, pero su marcha en las Eliminatorias Sudamericanas al cabo de esta undécima fecha lo mantiene como firme escolta de Brasil, a la espera del juego del próximo domingo en el estadio Monumental ante Uruguay, que hoy igualó por el mismo marcador en Montevideo frente a Colombia.

 

La línea de cinco que plantó el cuestionado Eduardo Berizzo y la presión alta de los paraguayos fue un simulacro de complicación para el seleccionado argentino, porque no pasó de eso, ya que solamente dos disparos desde afuera del área del misionero de Wanda, Santiago Arzamendia, que supo estar en el radar de Lionel Scaloni, el primero de ellos bien desviado por Emiliano Martínez, fueron los que lo representaron.

Pero en cuanto Argentina logró salir de esa presión y empezó a manejar la pelota del medio hacia delante, las filtraciones entre los tres centrales locales, Robert Rojas, Gustavo Gómez y Omar Alderete, se hicieron evidentes y por allí se coló en tres ocasiones Joaquín Correa para disponer de inmejorables ocasiones para abrir el marcador.

Y todo eso sucedió en apenas los 10 minutos iniciales, cuando cada vez que tomaba la pelota Lionel Messi y metía pases filtrados para el reemplazante de su compañero en Inter, Lautaro Martínez, que no fue ni al banco por una fatiga muscular, la última línea paraguaya se convirtió en un tembladeral.

Pero está claro que el tucumano Correa no tiene los genes goleadores del bahiense Martínez, y por ello fue dilapidando una a una esas ocasiones que se le fueron presentando, o mejor dicho que le fue presentando Messi.

Sin embargo muy lejos estuvo Argentina de desesperarse, ni tampoco perdió los estribos ante algunas piernas fuertes de los futbolistas locales, sino que fue manejando los tiempos con criterio, mostrando su categoría individual y consecuentemente su superioridad colectiva, que si no se plasmó en la red fue pura y exclusivamente por la impericia del único Correa que hoy estuvo en cancha (él otro, Ángel, no fue ni al banco).

Y ello generó un dato estadístico que se rompió para el conjunto albiceleste, ya que hacía dos años, en su transcurso 15 partidos, que Argentina terminaba sin convertir tantos en un primer tiempo.

La ausencia de Martínez hizo que Scaloni realizara otra variante, ya que colocó en el lateral derecho al más ofensivo Nahuel Molina por Gonzalo Montiel, lo que derivó en un 4-3-3 bastante anárquico arriba, donde Correa no tenía una posición fija, Ángel Di María arrancó por derecha y en el complemento pasó a la izquierda, y el tercero, Messi, se sabe que no es esclavo de ningún lugar en la cancha.

La apuesta de Paraguay entonces, en lo que correspondía a su ataque, pasaba fundamentalmente por la inspirada velocidad del ex-Lanús, Miguel Almirón, hoy en el Newcastle inglés, y algunas pinceladas de Ángel Romero, sin club donde jugar desde que se marchó de San Lorenzo dos meses atrás.

Pero conforme fue transcurriendo el segundo período los paraguayos se animaron un poco más y hasta llegaron con chances en un par de oportunidades bien obturadas por el eficiente “Dibu” Martínez.

Y simultáneamente con ello Argentina también pareció regular energías, seguramente poniendo el foco en el cercano y exigente compromiso del próximo domingo en el estadio Monumental ante Uruguay (cuatro días después, el jueves, recibirá a Perú en el mismo escenario).

Ese cambio de intenciones de ambos lados, ya que para Paraguay el punto frente al campeón de América no era para nada despreciable, volvió a modificarse en el cuarto de hora final, al influjo de algunas modificaciones que practicó Scaloni como por ejemplo los ingresos de Alejandro Gómez, Guido Rodríguez, Nicolás González y Julián Álvarez (por Correa).

Esas tres incorporaciones al partido le dieron frescura ofensiva al equipo argentino, que fue nuevamente de cara a la victoria y estuvo cerca en un cabezazo de Guido Rodríguez y un disparo al ángulo izquierdo del “Papu” Gómez bien desviado por el exarquero de Huracán, Antony Silva.

Pero a los “ponchazos” Paraguay también intentó quedarse con todo y estuvo merodeando con relativas posibilidades de éxito el arco argentino, cuando el partido tenía ya un irremediable destino de cero para ambos.

De esta manera pasó una jornada más para Argentina, con un rendimiento que solamente estuvo a la altura de sus antecedentes inmediatos en algunos fugaces pasajes del primer tiempo, pero que le sirve para continuar su marcha hacia Qatar con muchas menos presiones que las Eliminatorias anteriores para Rusia 2018. Y además nadie recibió tarjetas amarillas (tiene 10 con una y a la próxima serán suspendidos).

 

 

 

 


Almafuerte Noticias7 octubre, 2021
E-4uAnRWQAIjVrm.jpg

3min

El seleccionado de la Argentina visitará hoy a Paraguay en el primer compromiso de la triple fecha de las Eliminatorias Sudamericanas para el Mundial de Qatar 2022.

 

El partido correspondiente a la fecha 11 se disputará desde las 20.00 en el estadio Defensores del Chaco de Asunción, con arbitraje del brasileño Anderson Daronco y televisado por la TV Pública y TyC Sports.

A cargo del VAR estará Rafael Traci, también de Brasil, junto a su compatriota Bruno Arleu.

Luego del triunfo sobre Bolivia con tres goles del capitán Lionel Messi y los posteriores festejos por la obtención de la Copa América en Brasil, el equipo dirigido por Lionel Scaloni iniciará una nueva serie de partidos ante la selección de Paraguay -dirigida por el argentino Eduardo Berizzo- en Asunción.

El campeón de América retoma el camino en las Eliminatorias con el objetivo de acercarse cada vez más a la Copa del Mundo que se disputará a fines de noviembre del año que viene en Qatar.

A la espera del fallo de la FIFA luego del clásico suspendido en Brasil, el seleccionado nacional se ubica en la segunda posición con 18 puntos, a seis del líder (Brasil) y con tres de ventaja sobre Uruguay.

Este será el único partido de Argentina como visitante en la triple jornada ya que el próximo domingo recibirá a Uruguay, por el pendiente de la fecha 5, y el jueves 14 hará lo propio ante Perú, ambos en el estadio Monumental.

El seleccionado de Paraguay, dirigido por el argentino Eduardo Berizzo, figura en la sexta posición con 11 puntos y está a dos de Colombia, que se ubica en zona de repechaje.

Probables formaciones

Paraguay: Antony Silva; Robert Rojas, Gustavo Gómez, Junior Alonso y Omar Alderete; Mathías Villasanti y Jorge Morel; Ángel Romero, Miguel Almirón y Santiago Arzamendia; Antonio Sanabria o Carlos González. DT: Eduardo Berizzo.

Argentina: Emiliano Martínez; Gonzalo Montiel, Cristian Romero, Nicolás Otamendi y Marcos Acuña; Ángel Di María, Rodrigo De Paul, Leandro Paredes y Giovani Lo Celso; Lionel Messi y Lautaro Martínez. DT: Lionel Scaloni.

Arbitro: Anderson Daronco, de Brasil.

Cancha: Defensores del Chaco (Asunción, Paraguay)

Hora de inicio: 20.00

TV: TV Pública y TyC Sports.

 

 


Almafuerte Noticias3 octubre, 2021
XOOO2HY5EFAITJPJYSISM573GE.jpg

5min

River Plate y Boca Juniors protagonizarán este domingo una nueva edición del Superclásico del fútbol argentino, con el condimento de la presencia de hinchas del “Millonario” en el estadio Monumental, después de un año y medio, luego de haberse levantado la veda impuesta para mitigar los efectos de la pandemia de coronavirus.

 

El encuentro, válido por la fecha 14 de la Liga Profesional de Fútbol (LPF), se jugará este domingo a partir de las 17 en el estadio Monumental, de River, en el barrio porteño de Núñez, será arbitrado por Fernando Rapallini y televisado por la señal Fox Sports.

Si bien el líder del torneo doméstico es Talleres de Córdoba con 29 puntos, los dos colosos del fútbol nacional son protagonistas, River porque está segundo con 27 unidades y Boca, más alejado con 21, con una gran remontada desde que Sebastián Battaglia asumió como DT.

El equipo del “Muñeco” Gallardo ganó en sus tres últimas presentaciones, ante Newell’s (4-1), Arsenal (1-0) y Central Córdoba (3-1), con un funcionamiento en alza que realza la mano del DT ya que no cuenta con las individualidades de hace un tiempo atrás pero igual sigue siendo protagonista.

En River, el entrenador Marcelo Gallardo, quien podría dirigir al equipo por última vez en un Superclásico, ya que no está clara su continuidad en el club después de fin de año, no podrá contar con dos piezas importantes como David Martínez y Matías Suárez.

En el caso del defensor Martínez, no se recuperó a tiempo de un desgarro, mientras que el cordobés Suárez está “entre algodones” por una lesión crónica en la rodilla y será suplente para el caso de que el equipo lo necesite.

El “Millonario” apostará al circuito de fútbol que generan el uruguayo Nicolás De La Cruz, el colombiano Jorge Carrascal y el cordobés Julián Álvarez, más la capacidad goleadora de Braian Romero.

Boca, por su parte, está invicto en el ciclo de Battaglia (reemplazó a Miguel Ángel Russo a partir de la séptima fecha) con cinco victorias, la última sobre Colón de Santa Fe (1-0) y dos empates, más una clasificación para las semifinales de la Copa Argentina luego de haber eliminado a Patronato.

En Boca, Battaglia también tiene el equipo prácticamente definido, con el regreso del colombiano Jorman Campuzano luego de haber sido preservado en la fecha pasada ante Colón por tener cuatro amarillas, y posiblemente estará acompañado por Diego “Pulpo” González.

En el caso de que ingrese el “Pulpo” González para aportar experiencia y pierna fuerte en un sector importante como el mediocampo, saldrá el juvenil Rodrigo Montes, mientras que Campuzano reemplazará a Esteban Rolón.

Boca apostará en ofensiva al trío que viene usando últimamente, con el colombiano Edwin Cardona como generador de juego, un delantero por afuera como el cordobés Cristian Pavón y otro de área como Nicolás Orsini, quien marcó su primer gol con la camiseta azul y oro la semana pasada ante los santafecinos.

Lo único que podría modificar Battaglia es el mediocampo si decide no incluir al “Pulpo” González y poner junto a Campuzano a Rolón, aunque esta opción es la menos probable.

En cuanto al historial, jugaron 211 veces con supremacía “Xeneize” de 77 victorias contra 69 de los “Millonarios”, más 65 empates.

La estadística resalta que River no le gana a Boca en el Monumental por torneos locales desde el 16 de noviembre de 2010, justamente el último superclásico del que participó como futbolista el santafecino Battaglia.

En esa ocasión, River, dirigido por Juan José López, se impuso por 1 a 0 con un gol de Jonatan Maidana.

 

 

 


Almafuerte Noticias29 septiembre, 2021
FAdGJrsWYAcBgAs.jpg

2min

El seleccionado argentino de futsal derrotó este miércoles por primera vez en un Mundial a Brasil, ganador de cinco de las nueve ediciones, por 2-1 en la semifinal, y el domingo buscará revalidar el título ante Portugal o Kazajistán.

 

El seleccionado argentino de futsal derrotó hoy por primera vez en un Mundial a Brasil, ganador de cinco de las nueve ediciones, por 2-1 en la semifinal, y el domingo buscará ser bicampeón del Mundo en Lituania.

Con goles de Constantino Vaporaki y Cristian Borruto y con el arquero Nicolás Sarmiento como figura, el equipo nacional revalidará el título logrado hace cinco años en Colombia contra Portugal o Kazakistán (juegan mañana) el próximo domingo a las 14 en la ciudad de Kaunas.

Brasil, máxima potencia de la disciplina, descontó a través de Ferrao, el goleador del torneo, pero por segundo Mundial consecutivo se quedó sin la posibilidad de alcanzar el hexacampeonato ya que no pudo superar a la férrea defensa “albiceleste”.

El equipo dirigido por Matías Lucuix hizo la diferencia en el primer tiempo con los goles del fueguino “Kiki” Vaporaki y “Titi” Borruto y la pudo sostener con una gran defensa comandada por el arquero Sarmiento.

Este fue el primer triunfo de Argentina en el clásico contra Brasil en el marco de un Mundial luego de seis enfrentamientos y el segundo consecutivo de importancia ya que en febrero del año pasado le ganó la final de las Eliminatorias sudamericanas en su propia casa.

 

 

 


Almafuerte Noticias10 septiembre, 2021
E-5BfmbWUAM9iRa.jpg

7min

El seleccionado argentino le ganó a Bolivia por 3-0 en una noche brillante de Lionel Messi, quien marcó los tres goles e hizo delirar a los 21.000 hinchas que volvieron a la cancha luego de un año y medio de ausencia por la pandemia de coronavirus.

 

En una noche histórica en el estadio Monumental de Núñez, Messi abrió el marcador con un golazo a los 13 minutos y en la segunda parte, a los 18’, amplió el resultado con una buena definición con la pierna derecha y a los 43’ cerró su cuenta personal con un gran remate luego de un rebote que capturó en el área.

El capitán “albiceleste”, que ya superó al brasileño Pelé en la tabla de goleadores históricos de los seleccionados sudamericanos con 79 tantos, fue nuevamente figura del equipo de Lionel Scaloni y también determinante para un nuevo triunfo del campeón de América en la fecha 10 de las Eliminatorias sudamericanas para el Mundial de Qatar 2022.

A la espera de lo que suceda con el fallido clásico ante Brasil, Argentina llegó a los 18 puntos sobre 24 en juego y cerró la triple fecha con dos importantes triunfos que estiraron el invicto del ciclo de Scaloni a 22 partidos, con 14 victorias y 8 empates.

La presencia del nuevo jugador de Paris Saint Germain en casa es una garantía para Argentina en Eliminatorias ya que nunca perdió en los 25 partidos que jugó (17 victorias y 8 empates) y además aportó 16 goles.

Messi fue la estrella de una noche inolvidable para el hincha argentino que pudo celebrar el título de la Copa América luego de 28 años y disfrutó el retorno a los estadios.

El equipo de Scaloni no pasó por arriba a Bolivia, uno de los dos peores equipos de la Eliminatoria, pero le alcanzó con tener a Messi.

El guion de los primeros minutos parecía ya estaba escrito de antemano porque Argentina tomó el protagonismo de entrada para enfrentar el plan defensivo de Bolivia.

El equipo de Lionel Scaloni presentó como novedad a Alejandro Gómez en la izquierda del ataque y a Nahuel Molina en el lateral derecho para tener más profundidad pero en los primeros minutos no encontró la fluidez para armar jugadas de peligro.

Luego de unos tibios avisos, Argentina encontró rápidamente el gol de la tranquilidad con una genialidad de Messi que fue el inicio de una nueva actuación descollante.

Corría el minuto 13 cuando Paredes recuperó una pelota en campo de Bolivia y rápidamente se la pasó a Messi que le tiro un caño a Luis Haquín y abrió el pie izquierdo para ponerla al lado del palo derecho de Carlos Lampe.

Magnifica definición del 10 para ponerle su sello a una noche histórica por el regreso del público argentino a los estadios. El festejo con beso a la celeste y blanca y el parche que luce sobre el pecho por la obtención de la Copa América desató la locura de los hinchas que le regalaron una estruendosa ovación.

Ese destello de la calidad del nuevo crack de Paris Saint Germain valió la entrada para los poco más de veinte mil privilegiados hinchas que pudieron estar en el estadio Monumental luego de un año y medio.

Argentina pudo ampliar el resultado en dos oportunidades con Lautaro Martínez como protagonista. La primera, a los 26, Di María filtró un buen pase con la cara externa del botín zurdo y el delantero de Inter, de Italia, la metió de atropellada por el medio pero el gol fue anulado ya que estaba claramente adelantado.

El propio bahiense volvió a tener en sus pies el 2-0 a los 38 minutos luego de una buena asistencia de Messi desde la izquierda pero el ex Racing falló de frente al arco y su tiro se fue apenas al lado del palo derecho.

El partido se jugaba al ritmo que imponía el campeón de América pero el equipo también tuvo algunas distracciones en la defensa que no fueron aprovechadas por el débil conjunto boliviano.

Sobre el final del primer tiempo, a los 42, Messi volvió a levantar al público con una buena jugada en combinación con el ovacionado Di María, otro de los puntos altos del primer tiempo, pero su disparo –al mismo palo que el gol- se fue apenas afuera.

El segundo tiempo fue parecido al primero porque Argentina no renunció al ataque y Bolivia no cambió el libreto a pesar de la desventaja.

El equipo nacional tuvo la posesión de la pelota pero le costó encontrar los espacios y se repetía con tiros desde afuera del área.

Pero era la noche de Messi y solo él podía brillar en esta fría jornada en Buenos Aires. A los 18 minutos, armó una buena pared con Lautaro, se metió en el área y luego de un rebote cuando quiso definir de zurda, la pelota le quedó para la derecha y aunque no es su pierna hábil, lo dejó sentado a Lampe con un toque sutil.

El 10 tenía un imán con la pelota y solo sus arranques levantaron a los hinchas en medio de un partido manejado con piloto automático.

Para cerrar la noche soñada, el astro aprovechó un rebote de Lampe y con un zurdazo implacable convirtió su triplete.

 

 


Almafuerte Noticias6 septiembre, 2021
E-j7M8RXIAYtmH7-2.jpg

5min

El plantel del seleccionado argentino de fútbol arribó esta madrugada al aeropuerto internacional de Ezeiza, luego de la controversia generada con las autoridades sanitarias de San Pablo que obligó a la suspensión del partido de la sexta fecha de Eliminatorias Sudamericanas ante el local Brasil.

 

Los delegación completa llegó a bordo del vuelo chárter AR1977, de Aerolíneas Argentinas, que aterrizó a las 0.19 tras haber despegado desde el Aeropuerto Internacional de Guarulhos, de San Pablo, a las 21,36, e inmediatamente se dirigió a su concentración en el cercano predio de AFA.

Allí, en la burbuja de Ezeiza el grupo a cargo del entrenador Lionel Scaloni aguardará por el encuentro del próximo jueves a las 20.30, en el estadio Monumental, de River Plate, por la décima fecha ante Bolivia, donde habrá un 30 por ciento del aforo que ascendería a unos 21.000 aficionados.

El regreso, para el que fue clave la gestión del embajador argentino en Brasil, Daniel Scioli, a quien el presidnte Alberto Fernández le pidió que garantizara el retorno de todos los integrantes de la delegación a Buenos Aires, se produjo después de una jornada bochornosa donde hubo un partido que empezó a jugarse en el estadio Arena Corinthians, de San Pablo, y se terminó suspendiendo a los cuatro minutos.

Esto sucedió cuando ingresó al campo de juego una autoridad sanitaria representante de Anvisa (Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria) para impedir la prosecusión del encuentro porque dentro del campo de juego se encontraban tres futbolistas provenientes del Reino Unido (el arquero Emiliano Martínez, el defensor Cristian Romero y el volante Giovani Lo Celso). En la platea estaba el cuarto: Emiliano Buendía.

Este organismo obliga a todas las personas que lleguen desde Gran Bretaña o hayan pasado por allí en los últimos 10 días, a realizar un aislamiento por espacio de 10 días al pisar suelo brasileño.

Ya había algunos indicios desde el sábado, pero la delegación argentina, según indicaron dentro del propio campo de juego el técnico argentino, Lionel Scaloni y el capitán, Lionel Messi, nunca fue informada al respecto.

“Hace cuatro días que estamos acá y nunca nos dijeron nada, pero ahora dejaron empezar el partido para suspenderlo enseguida”, se quejó Messi ante las mismas autoridades sanitarias, ataviado con un chaleco de fotógrafo que, en medio de la crítica situación, provocó la hilaridad espontánea de su compañero, Paulo Dybala.

Con el apoyo amistoso de su amigo Neymar y la empatía del propio entrenador brasileño, Tite, los conciliábulos fueron y vinieron, el equipo argentino se retiró del campo de juego, permaneció en el vestuario esperando garantías para poder viajar al aeropuerto y viajar la totalidad de sus integrantes de regreso a Buenos Aires.

Es que minutos antes el propio director de Anvisa, Antonio Barra Torres, advirtió que los cuatro jugadores involucrados (Martínez y Buendía de Aston Villa, y Lo Celso y Romero de Tottenham Hotspur) se marchaban de Brasil en condición de “deportados”, por no cumplir con las reglamentaciones sanitarias vigentes. “No estaba indicado en la declaración jurada que esos futbolistas había estado en Gran Bretaña en los últimos días”, advirtió.

Después llegaron los lamentos por la situación desde la Conmebol y la AFA a través de sendos comunicados, mientras que la FIFA informó que sobre el futuro de este partido “habrá más información a su debido tiempo”.

Por lo pronto el próximo 7 de octubre ya Argentina estará jugando nuevamente por la undécima fecha de Eliminatorias ante Paraguay, en Asunción, y allí otra vez surgirá seguramente la controversia respecto de si podrán viajar los futbolistas que actúan en la Premier League, algo con lo que sus propios clubes tampoco están muy de acuerdo.

Los brasileños habían convocado a nueve jugadores que actúan en la Premier League para esta ventana de septiembre, pero a la luz de todos estos bemoles desde afuera y dentro de su país, finalmente decidieron dejarlos de lado. Argentina no fue por el mismo camino.

 

 

 


Almafuerte Noticias5 septiembre, 2021
brazil-0-0-argentina-neymar-bi-keo-rach-quan-h1.jpg

6min

Argentina visitará con fuerza máxima este domingo en San Pablo a Brasil en un superclásico de invictos de las Eliminatorias sudamericanas para clasificar a Qatar 2022, a menos de dos meses de la final en la que Lionel Messi comandó la conquista de la Copa América 2021 en el estadio Maracaná.

 

El encuentro comenzará a las 16 en el estadio Neo Quimica Arena, del club Corinthians, con el arbitraje del venezolano Jesús Valenzuela.

El entrenador Lionel Scaloni no confirmó la alineación inicial pero mostró alivio al afirmar que a estrella Lionel Messi “está bien” luego del “susto” en la victoria 3-1 ante Venezuela cuando recibió una patada que lo dejo tirado en el césped, una de las peores de su carrera.

“Leo está bien, por suerte la patada fue solamente un susto. Igual vamos a confirmar su condición al 100% cuando hagamos trabajos de campo”, explicó el DT en la conferencia de prensa brindada este mediodía.

Si bien Scaloni no confirmó el equipo en la conferencia de prensa dejó entrever que puede hacer cambios en los laterales, aunque todo dependerá del único entrenamiento de fútbol este sábado a la noche en el estadio de Corinthians, en el barrio e Itaquera.

En la Argentina están a disposición de Scaloni tras haber cumplido suspensiones Leandro Paredes y Gonzalo Montiel, reemplazados por Guido Rodríguez y Nahuel Molina ante Venezuela.

Asimismo, ya cumplió la fecha de suspensión Cristian ‘Cuti’ Romero.

“La idea es hacer algunos cambios pensando en que los partidos son muy justos”, dijo Scaloni que pidió tener el “máximo respeto para Brasil”.

“Me espero a un rival que es el más ganador de todos los tiempos. Juegue quien juegue es un rival importante”, dijo al recordar que los de Tite ganaron los siete partidos de estás Eliminatorias.

Y es por eso que la Argentina estará en condiciones de repetir el equipo que en julio le ganó 1-0 a Brasil en la final de la Copa América en el Maracaná a Brasil.

El partido, de la triple jornada de septiembre de las Eliminatorias sudamericanas, corresponde a la sexta fecha, que se debió suspender por el agravamiento de la pandemia en febrero pasado.

Brasil llega diezmado debido a que los futbolistas que actúan en Inglaterra y Rusia fueron impedidos de viajar a jugar para sus selecciones.

La Argentina marcha segunda con 15 unidades, segunda ante los 21 puntos de Brasil.

Al contrario de diez de los brasileños que militan en la Premier League inglesa, Emiliano Martínez y Emiliano Buendía, de Aston Villa, y Cristian Romero y Giovani Lo Celso, de Tottenham, viajaron igual.

Una situación que contó con la solidaridad de Scaloni hacia sus colegas sudamericanos durante la conferencia de prensa.

“Esto no puede continuar así, no se puede seguir así. Después de esta fecha FiFA habrá que tener una reunión o una idea para saber qué sucederá en la próxima”, dijo ante una pregunta de Télam.

Pidió tomar una “postura clara e inflexible” para que las selecciones sudamericanas no sean perjudicadas en las próxima fecha de las eliminatorias.

Scaloni admitió que la Argentina está enfocada en clasificar a Qatar 2022, minimizó mantener el invicto y rechazó cierta relajación tras la conquista de la Copa América porque sobre todo los jugadores siempre quieren ir “por más”.

“No pensamos en alcanzar a Brasil, sólo en sumar, en llegar al objetivo de la Copa del Mundo”, dijo y sostuvo que espera que el invicto demore en cortarse.

También Scaloni descartó buscar un dominio con posesión todo el partido, confirmando una tendencia mostrada en toda la Copa América.

Si logra una victoria ante Argentina y otra el día 9 en Recife ante Perú, con una combinación de resultados de sus rivales, Brasil podría asegurarse la clasificación para el Mundial.

Pero en el equipo diezmado de ingleses de Tite la polémica con la prensa -pese a su ciento por ciento de efectividad- para sobre si Neymar está o no fuera de su peso

Tite, tuve que llamar a once jugadores de última hora, los dos últimos Artur (atacante) y Leo Ortiz (defensa), ambos del Red Bull Bragantino.

En Brasil es probable que del equipo inicial arranque Miranda en lugar del suspendido Marquinhos, mientras que se especula que Everton Ribeiro (que marcó contra Chile) puede ocupar el lugar de Vinicius Junior en la creación del mediocampo.

Es probable que Gerson reemplace a Bruno Guimares en el mediocampo.

Unas 1.500 personas -invitados- serán el público del superclásico de las Américas con una temperatura que oscilará los 30 grados en San Pablo.

Las autoridades de la urbe más grande de América intentaron organizar el partido con 15.000 hinchas, pero la exigencia de exámenes PCR negativo hizo imposible montar una estructura viable.